De “La Destrucción”

 
 
 

El sonido en el oído del muerto: nada
Hay astillas en la soledad
Abismos en la luz
(Fisuras de las cosas)
Campos donde ni Dios pasearía su pena.

Seres amortajados de miseria
pasmados en el desencanto
Cielos que miran en el ciego
Eternidades en las aguas muertas.