Confianza

 

Airborne-Study

 

El primer hecho que lo conmovió, tras volver de la primera cirugía, fue la seguridad con la que unos patitos nacidos en lo alto de un samán, se arrojaban confiados al suelo después de la llamada de la madre. No pensaban, no temían, sólo se dejaban caer desde una altura imposible, para reunirse con sus hermanos entre la vegetación y seguir, en estricta fila india, hasta el lago. Aquel, venía en la silla de ruedas, y al percatarse del primer ruido, le pidió a su esposa que se detuviera. Esa confianza expresada por las pequeñas formas estuvo a punto de hacerlo llorar.

Sólo ahora que no dejaba de pensar en la muerte como una caída, se fijaba cada vez más en el inmenso misterio, en la gran maravilla, que encarnaba el vuelo. Por eso, Continúa leyendo Confianza

Una vida

 

156189_224257264341940_771540625_n

¡Querido señor! le contaré una historia, si comparte, generoso, su vino… No repare en mi vestimenta, que es inmunda, ni en mi olor, que es agrio. ¡Debe saber que soy un hombre perseguido y que antes del amanecer habrán llegado, los llame o no, a ensartar mi fea cabeza en una vara! ¡Bebamos por eso!

Cuando nací, lo hice como los hijos de los pobres, en un establo. ¡Era un anuncio de lo inmunda que es la vida! Como mi madre murió en el parto, me confiaron al viejo cura Rollet, imbécil por la edad y avaro. ¡Que me enseñó el latín de Tácito y Virgilio al precio de inhumanos esfuerzos! Que me negó cualquier cariño y cualquier prenda para el frío. ¡Que me insufló el odio por paganos y protestantes y procedió conmigo como si se tratara de un hereje! ¡Y vaya que acertó! Continúa leyendo Una vida