Las voces humanas

Jan Miense Molenaer_Tacto
Jan Miense Molenaer

 

El rastro sonoro de los hombres, su huella de ruido en el silencio del mundo. Su lapo repugnante en el oído, tan similar al zumbido, al sonido resultante de los enjambres de abejas. Un rumor producido por el rápido movimiento de las alas o de la reiteración de las voces humanas.

Ni siquiera el sonido inarticulado de los animales, puede resultar tan desasosegante como la palabra de los hombres. Ni siquiera la llamada de celo, la expresión de regocijo o agonía de los otros seres es tan repulsiva como en los humanos.

Añoro el silencio de los vegetales, no el de los minerales. Añoro el silencio que hay en la vida.

Publicado por

Carlos Andrés Jaramillo

Poeta, narrador y filósofo colombiano.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s