La arquitectura del silencio

Millau-0071
Aitor Ortíz
¿Por qué los hombres erigen lugares para resguardar el silencio? ¿Por qué cavan oquedades en el mismo silencio del mundo, al que no consideran lo suficientemente callado?
 
Tal es lo que moviliza el silencio en la conciencia del hombre, tal es la impresión de misterio que suscita, que se construyen estanques para contenerlo, para disponer de él.
 
Son construcciones que se alzan en el vacío.

 
Estanques son las Iglesias, los monasterios, las bibliotecas, los jardines ignorados, las cámaras secretas.
 
Estanques son los secretos de los hombres. Y el lenguaje pictórico con el que se dirigen a otros hombres.
 
Estanques son ciertos libros.
 
(Fabio Rodríguez Amaya me dijo: -Llevo 50 años arquitecturizando el silencio-)
 
Después de arrebatar a Dios el privilegio de crear, de transformar; el hombre descubrió, fascinado, que la maestría estaba en producir el vacío. La suma destreza de callar en el mismo gesto de crear. En inventar el silencio mientras se habla o, precisamente, porque se habla.
 
Por eso pintores que trazan en blanco sobre la hoja en blanco. Sin ver lo que trazan, pero sabiendo que está ahí. Escritores cuya obra transparenta el silencio, haciéndolo audible en el callar. Y hombres que construyen casas, sin habitarlas, pero sabiendo que son suyas.
 
Pienso en obras hechas para que nadie las vea.

 

Publicado por

Carlos Andrés Jaramillo

Poeta, narrador y filósofo colombiano.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s