Sobre el escritor

Alek Lindus

 

El escritor es un ser implacable o no lo es. Capaz de sacrificarlo todo por el libro. En su horizonte sólo se erige la obra que aún no es y en la que se convertirá él mismo una vez la termine. Hay escritores que merecen el rostro de sus libros, que perecen con sus libros, que ganan el derecho a morir a través de sus libros. No existen relaciones, comodidades, verdades, ideales que no fuera capaz de dejar a un lado con tal de consumar su idea. El escritor es un hechizado. Un hombre al que consume el fuego helado de lo que trata de venir al mundo a través de él. Y siempre llega enclenque. El lector lo ayuda a ponerse en pie.

Implacable, infantil, ascético. El escritor es un obsesivo que no sabe dónde detenerse.

Los otros juegan a escribir.

El escritor es un solitario por antonomasia. Sólo sostenido por su precaria confianza en sí mismo. Una confianza que lo encumbra las alturas y lo abandona allí, en el andamio endeble de su obra, indefenso. Los grupos no hacen más que actuar en su detrimento, al aportarle una falsa confianza que no puede sostenerlo. Nada que no se yerga desde adentro, puede mantenerse en pie. Sí hay una viga es él mismo, aunque esa viga siempre esté a punto de caer.

Publicado por

Carlos Andrés Jaramillo

Poeta, narrador y filósofo colombiano.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s