Acerca de la soledad

Dice Le Breton que, dentro de la naturaleza, el ser humano es el más indefenso durante su infancia, porque necesita de los otros para alimentarse, para recibir cuidados, para adquirir el lenguaje y con él una cultura. Sabemos además que ese otro señala los límites de su personalidad, dándole la certeza de que existe. Por eso, el ser humano sufre en soledad, porque es un animal gregario, porque es un ser infaltilizado a lo largo de toda su existencia. Esa condición llevó a Aristóteles a decir que el hombre solitario es un animal o un Dios. Esto es, todo solitario es un ser que niega su condición de dependiente o que está por encima de sus compañeros de especie. Continúa leyendo Acerca de la soledad

Toda la soledad que era mía

caratula
Toda la soledad que era mía, de Carlos Andrés Jaramillo

 

Los cuentos de Toda la soledad que era mía demuestran una especial sensibilidad de su autor por el dolor de la existencia y el arte, por la belleza y la simpatía que también deparan el ir y venir por los tiempos y los espacios humanos. Se podría decir que a estas narraciones las caracteriza una voluntad poética tan inquietante como conmovedora. Aspecto digno de celebrar si se tiene en cuenta el panorama del cuento actual del país en el que sobresalen el prosaísmo, la escritura periodística más o menos ramplona y un realismo sucio y atravesado de humores frívolos. Ante el neocostumbrismo urbano o rural, ofrecido por la nueva cuentística colombiana, el rumbo que toma Carlos Andrés Jaramillo es sin duda refrescante
Pablo Montoya Campuzano

La página de respeto

fd (43)

 Hay en la entrada de los antiguos templos romanos, allí donde se celebraban los misterios, pequeñas estatuas de un Dios extranjero, que invita al secreto. Páginas en blanco al principio de los libros, y que son llamadas páginas de respeto. Directores de orquesta que golpean su atril o mantienen uno de sus brazos en vilo. Espejos de agua que anteceden los recintos donde se guardan los libros. Continúa leyendo La página de respeto

Sobre el escritor

Alek Lindus

 

El escritor es un ser implacable o no lo es. Capaz de sacrificarlo todo por el libro. En su horizonte sólo se erige la obra que aún no es y en la que se convertirá él mismo una vez la termine. Hay escritores que merecen el rostro de sus libros, que perecen con sus libros, que ganan el derecho a morir a través de sus libros. No existen relaciones, comodidades, verdades, ideales que no fuera capaz de dejar a un lado con tal de consumar su idea. El escritor es un hechizado. Un hombre al que consume el fuego helado de lo que trata de venir al mundo a través de él. Y siempre llega enclenque. El lector lo ayuda a ponerse en pie. Continúa leyendo Sobre el escritor

Hugo Mujica o la poética del vacío

hmuj2709141

 

La Nada no tiene historia. No tiene edad. La historia comienza a correr, a narrarse, cuando hay acontecimientos y la nada está privada de ellos, la nada está vacía. Pero hay una historia de ese concepto, es decir, del sentido que le dieron los hombres a la ausencia. Y también hay una historia de su representación, esto es, de cómo los hombres quisieron fijar, hacer visible lo inexistente.

El capítulo inicial de ambas historias empezó a escribirse en la India del siglo noveno después de cristo. Continúa leyendo Hugo Mujica o la poética del vacío

El futuro de la poesía

25

Gadamer habla de un auto-olvido esencial necesario para que el lenguaje se dé. Quien recuerda constantemente que habla, que usa una gramática, que las palabras no traducen con exactitud el mundo, se tropieza con problemas, pierde el hilo de lo que decía y deja de hablar. La conciencia del lenguaje atenta contra el lenguaje.
La poesía moderna está atravesada de esa conciencia y de la conciencia de los límites de la palabra.

Continúa leyendo El futuro de la poesía