Los animales

8885

Quiero recordar esta madrugada a los caballos que soportaron mi peso por los caminos de Antioquia y aquellos que vi reventados por el esfuerzo en las fiestas de los pueblos y al lado de los caminos. Hubo uno que se ahorcó con su propio peso al resbalar por una ladera. Y recordar a la osa y a los oseznos que descubrí en un camino de niebla. Y a los muchos perros callejeros que se acercaron buscando caricias antes que comida. Y al murciélago al que prendimos fuego siendo niños y a los ratones que chillaban atrapados por una sustancia pegajosa y que, siendo incapaz de rematar, abandoné a su suerte. Y a la cría de loro que amaneció flotando en el abrevadero y a los perros que salen a ladrar en todas las veredas y que asechan en los caminos como figuras sagradas. Y a los gatos que son presencias hieráticas desde cualquier altura, y a las ballenas que salen del mar sin saber que son un espectáculo para alguien. Y a los grandes felinos que nos recuerdan la terrible belleza, y a los gallinazos inocentes que abren sus alas ignorando que la gente los detesta. Y, finalmente, recordar a todos los animales que se fueron, recordándome toda la soledad que llevo dentro.

Publicado por

Carlos Andrés Jaramillo

Poeta, narrador y filósofo colombiano.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s