Schopenhauer

SCHOPENHAUER-567x660

 

Schopenhauer. Una forma dura y apacible de la naturaleza. Una roca alta dejada en un jardín budista, una tortuga gigante que un naturalista ve en una isla del sur. Una zarza ardiendo, solitaria, donde nada más crece. Una clepsidra agotando el lento goteo del tiempo en su interior. Sabio. Furioso. Despectivo. Brillante. Un leño seco al borde de un río de aguas diáfanas, donde puede verse. Si la naturaleza toma conciencia de sí misma en el hombre, Schopenhauer es el instrumento más extraordinario que ha urdido para tal fin. Por un breve momento en su infinita duración, la Voluntad abrió los ojos a sí misma y se reconoció. Tal vez se contempló extasiada en el espejo de su criatura. Un hombre feo, un saco de humores. Mezquino y sublime. Ese breve instante desapareció para siempre.

Publicado por

Carlos Andrés Jaramillo

Poeta, narrador y filósofo colombiano.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s