Al mirar una foto

calamo-blog-literatura-fernando-pessoa

Tímido, así era Fernando Pessoa. Pulcro. Elegante. Su calvicie está consumada para el momento de la fotografía. El peso que ha ganado, se lo debe al alcoholismo (del que morirá meses después). El hombre acostumbrado a la introspección, está tenso. Mira desde abajo, casi de manera oblicua a la cámara, como temiendo sostener la mirada del interlocutor (una mirada pudorosa, señalaría Quignard). Siente vergüenza. Y la cámara lo mira. Su ojo vacío lo inspecciona. Esa es la pequeña angustia que asoma en los ojos del poeta. La fotografía lo sorprende sin darle tiempo de componer su cara, de empañar sus ojos, de cubrir el vacío, de cerrar el semblante, para que la cámara no pueda asomarse a su interior.

Publicado por

Carlos Andrés Jaramillo

Poeta, narrador y filósofo colombiano.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s