La gravedad y la muerte

 

El origen de la materia se encuentra en su facultad o necesidad de agruparse, en la fuerza de gravedad. En el principio del tiempo, la gravedad en las partículas era muy débil, pero la suficiente para atraerse entre sí para formar pequeñas uniones. Así se formaron los primeros átomos. Así se formaron, después, todos los cuerpos celestes y todo lo que llamamos vida, por mutua atracción.

Incluso las sociedades humanas responden a este principio de amontonamiento. Incluso nuestras casas, incluso las parejas que vemos en las calles. Se comprende porque los hombres en soledad son acusados de negar su naturaleza, por que sufren los rigores de su aislamiento.

Pero los cosmólogos reconocen que hay una fuerza que se resiste a la gravedad. Es la que impide que la materia colapse sobre sí misma, en ese amontonamiento. Es la fuerza que mantiene la distancia, que produce la dispersión de lo que antes estuvo unido.

Esa fuerza, entre los hombres, recibe el nombre de muerte.

Publicado por

Carlos Andrés Jaramillo

Poeta, narrador y filósofo colombiano.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s