Entre los objetos más preciados del mundo enumeraré:

 

 

 

La antigua nota reencontrada de una mujer que ha dejado de amarnos
Un libro ajado por su uso
Una clepsidra rota, capaz ahora albergar tan sólo el vacío
Una silla gastada donde la luz descansa cada tarde
Un número de teléfono que jamás tuvimos el valor de usar
Unos zapatos que se acomoden al pie
Una lámina de Gauguin que muestre los senos niños de una adolecente
Un bolígrafo que escriba en el momento adecuado
Una carta jamás entregada
Las manchas que los dedos dejan en el borde de las hojas los libros
Un cofre cuyo contenido nadie se ocupó de saber
El juguete roto de un animal que murió hace tiempo.

Publicado por

Carlos Andrés Jaramillo

Poeta, narrador y filósofo colombiano.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s