De “Lo Callado”

 
 
 

Qué difícil estar frente a la hoja en blanco
(mirar lo que termina o lo que empieza, hasta el final)
Porque callar no es lo mismo que ignorar qué decir
El callar, acepta que Nada también es suficiente,
que tiene la misma dignidad que existir.

 
 
 

Sobre las bibliotecas

biblio

Últimos refugios del silencio, desde que lo han proscrito de los templos. Lugares donde duermen un largo sueño los libros o meditan ajenos a la conciencia. Un libro, en realidad cualquier huella humana, convierte un lugar vacío en una expectativa fundada: algo espera tras el anaquel, algo espera ser leído. Por eso, quien entra en una biblioteca, pierde su soledad. Por eso una vez que el último lector se ha ido, la biblioteca no vuelve a estar sola.

Paul Rumsey – Library head


 
 

La imposible biblioteca que imaginó el ciego. Los laberintos opresivos de “El proceso”. Los corredores de luz y sombra, donde medita o se destruye el solitario. Los ámbitos callados donde el tiempo permanece intocado. Uno a uno los libros que apenas ya son citas o formas de respirar (como quería Carlos Ciro). El horror del descenso, de los sitios clausurados: el encierro. El peso inútil, monstruoso, de los siglos, de los días. Una sabiduría tortuosa. Todo ello hace parte de esta serie, “Library head”, de Paul Rumsey (1956).

Quienes frecuenten su obra, hallarán el horror y el asombro de un Goya convertido en arquitecto, de un Escher tocado por la oscuridad.