De “La destrucción”

 

 

 

Nada hay en nosotros, sino un poco de sombra. Un puñado de
soledad. La muy leve sensación de no existir.

(De ser un rostro que la muerte guarda, como una flor cerrada)

Nada sino luces amadas en el interior de otro ser. Luces que
comienzan a inexistir. Como barcas mecidas, borradas, por el
mar.

Publicado por

Carlos Andrés Jaramillo

Poeta, narrador y filósofo colombiano.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s