Pequeños apuntes

 
 
 

Esos seres misteriosos que se cruzan con nosotros en nuestra propia casa, y que llamamos animales.
 

Misterio es como llamamos al animal cuando dejamos de vernos en sus ojos, para ver con claridad  la limpidez profunda que nos separa de él.
 

Al mirar al gato que bebe calladamente en la fuente de la mezquita ¿Reconocemos, no al intruso, sino a la criatura para la que todo sigue siendo una extensión de la naturaleza, y como tal la habita, sin reconocer sus límites?
 

Al mirar un animal que contempla largamente la tarde, ¿cómo evitar preguntarse sobre naturaleza búdica del perro?